Cultura y paisaje

Mil y un lugares para visitar y disfrutar

Cultura y paisaje

Mil y un lugares para visitar y disfrutar

Sorolla y Bastida, Joaquín

Valencia, 27.2.1863 - Cercedilla, Madrid, 10.8.1923

Formado en sus años más tempranos con el escultor Cayetano Capuz, estudió desde 1878 en la Academia de San Carlos de Valencia, donde sus maestros Gonzalo Salvá (1845-1923) e Ignacio Pinazo le introdujeron en la pintura al aire libre. Al comienzo de los años ochenta viajó a Madrid y estudió la obra de Velázquez y de Ribera en el Museo del Prado. En 1884 participó en la Exposición Nacional de Bellas Artes con "El dos de mayo" (P6740), con el que cosechó sus primeros éxitos, a pesar de lo temprano de la obra. Pensionado poco después por la Diputación de Valencia, viajó a Roma y a continuación a París. En 1888 casó en Valencia con Clotilde García del Castillo, hija de un reputado fotógrafo valenciano Antonio García, y se instaló en Madrid dos años después, donde estuvo en contacto con el pintor José Jiménez Aranda. En 1892 su estremecedora pintura "Otra margarita" (Saint Louis, Missouri, Washington University Gallery of Art) recibió la primera medalla de la Nacional de ese año....

Ir a FICHA DE AUTOR DE LA COLECCIÓN

Ir a VOZ DE LA ENCICLOPEDIA

¡Aún dicen que el pescado es caro!

1894. Óleo sobre lienzo, 151,5 x 204 cm.

Este emblemático cuadro, sin duda el más famoso entre todos los pintados por Sorolla durante su juventud con argumento social, es también ejemplo fundamental de la inmersión del artista en este género, entonces de plena vigencia en los ambientes artísticos oficiales madrileños, en los que Sorolla se propuso lograr sus primeros reconocimientos públicos. Además, es seguramente el más sentido de todos ellos en la hondura de su significado, por representar un asunto tan sensible a las vivencias de las gentes de su tierra natal, logrando con él una de las escenas más emocionantes de la pintura española del realismo social de fin de siglo. Tras el éxito obtenido en 1892 con ¡¡Otra Margarita!!, Sorolla revalidó de nuevo con esta pintura otra primera medalla en la Exposición Nacional de 1895, donde fue presentada por el artista junto con otros trece cuadros, en su mayoría retratos. Muestra el interior de la bodega de una barca de pesca, en la que un joven marinero, apenas un muchacho, yace tendido en el suelo tras sufrir un accidente durante la faena. Con el torso desnudo, del que pende una medalla, amuleto devoto de protección de los pescadores contra las desgracias, el joven es atendido cuidadosamente de sus heridas por dos viejos compañeros de labor, con el semblante serio y concentrado. Uno de ellos le sujeta por los hombros, mientras el otro, cubierto por una barretina, le aplica una compresa en la herida,...

Ir al MUSEO DEL PRADO