Cultura y paisaje

Mil y un lugares para visitar y disfrutar

Cultura y paisaje

Mil y un lugares para visitar y disfrutar

Puebla y Tolín, Dióscoro Teófilo

Melgar de Fernamental, Burgos, 25.2.1831 - Madrid, 24.10.1901

Formado en Madrid en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en 1858 recibió una pensión para viajar a Roma. A su regreso a España, en 1864, fue nombrado profesor de Colorido y Composición en la Escuela de Bellas Artes de Cádiz y, a finales de ese año, trasladó su plaza a la Escuela de estudios elementales de la Academia de San Fernando, institución a la que quedaría vincularla toda su carrera profesional. Muchos años después, en 1883, fue elegido profesor de Colorido y Composición y más adelante, en 1897, llegó incluso a dirigir dicha escuela tras el fallecimiento de Luis de Madrazo (1825-1897). En 1885 fue recibido como académico de número y en 1898 fue elegido presidente de la sección de pintura de la Academia, sucediendo a Pedro de Madrazo. Discípulo fiel del purismo nazareno de Federico de Madrazo, desde 1860 participó con cierto éxito en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, siendo premiado en la de 1862 con una primera medalla por "Primer desembarco de Cristóbal Colón en América" (P6766), pintura que le daría su mayor fama. Aunque estuvo presente en esos certámenes durante toda esa década, no volvió a cosechar ningún alto reconocimiento hasta 1871, en que presentó "Las hijas del Cid" (P4588), seguramente su obra más madura....

Ir a FICHA DE AUTOR DE LA COLECCIÓN

Ir a VOZ DE LA ENCICLOPEDIA

Primer desembarco de Cristóbal Colón en América

1862. Óleo sobre lienzo, 330 x 545 cm.

La escena representa, según una interpretación muy personal del pintor, la primera expedición a las Indias de Cristóbal Colón (1451/1456?-Valladolid, 1506), y su llegada a Guanahaní el 12 de octubre de 1492, bautizando a esta tierra con el nombre de San Salvador. En tierra firme un Colón de blanca cabellera, rodilla en tierra, vestido de rojo, con el estandarte enhiesto en su mano izquierda y la espada rendida en la derecha, dirige los ojos hacia el cielo. Le rodean sus compañeros, que van llegando en barcas, representados por personajes vestidos de distinto modo según sean marineros o soldados. Algunos llevan estandartes y otros armas....

Ir al MUSEO DEL PRADO