Cultura y paisaje

Mil y un lugares para visitar y disfrutar

Cultura y paisaje

Mil y un lugares para visitar y disfrutar

Giaquinto, Corrado

Molfetta, Apulia, 1703 - Nápoles, 1766

Artista de fecunda producción pictórica al óleo y, sobre todo, al fresco, considerado el máximo representante de la pintura rococó en la Roma de la primera mitad del siglo XVIII y cuya obra ha sido punto de referencia de varias generaciones de pintores españoles. Estudia con Saverio Porta hasta 1719 y en 1721 se traslada a Nápoles, donde trabaja bajo la tutela de Nicola Maria Rossi, un seguidor de Francesco Solimena, cuya obra estudia el molfettense a fondo, lo que deja una huella innegable en sus conceptos pictóricos. En 1727 se traslada a Roma, donde modifica su opulento estilo napolitano en favor de un rococó de mayor clasicismo, bajo la influencia de Sebastiano Conca, colaborando con él en la bóveda de Santa Cecilia en el Trastevere. A partir de 1731 realiza su primer encargo importante, el ciclo de frescos para la iglesia de San Nicolás de los Loreneses. Probablemente por recomendación del arquitecto Filippo ­Juvarra, entonces activo en Stupinigi, Giaquinto recibe en 1733 y en 1735 encargos para pintar en los diversos palacios reales en Turín, donde co­noce la obra de diferentes escuelas europeas, entre ellas las pinturas de Carle van Loo, Francesco de Mura y Giovanni Battista Crosato, asimilando su versión más refinada del rococó basada en exquisitas tonalidades. De vuelta a Roma trabaja a comienzos de la década de 1740 en las iglesias de San Juan Calabita y de la Santa Cruz en Jerusalén, creando la obra del rococó romano por antonomasia.... 

Ir a FICHA DE AUTOR DE LA COLECCIÓN

Ir a VOZ DE LA ENCICLOPEDIA

 

La Oración en el Huerto

Hacia 1754. Óleo sobre lienzo, 147 x 109 cm.

Forma parte de una serie de ocho lienzos dedicados al ciclo de la Pasión pintados, a poco de llegar Giaquinto a España, para el oratorio del Rey en el Palacio del Buen Retiro de Madrid. Cristo reza mientras los Apóstoles duermen en la zona inferior y, en la lejanía, los soldados avanzan a su encuentro.

Ir al MUSEO DEL PRADO