Cultura y paisaje

Mil y un lugares para visitar y disfrutar

Cultura y paisaje

Mil y un lugares para visitar y disfrutar

Zurbarán, Francisco de

Fuente de Cantos, Badajoz, 1598 - Madrid, 1664

Se educó artísticamente en Sevilla, con Pedro Díaz de Villanueva (1614), pero sin duda mantuvo con Pacheco y Velázquez relaciones amistosas. Será para la historia el pintor monástico por excelencia, absolutamente identificado con la pasión devota y el prodigio milagroso, siempre visto desde un ángulo sencillo, directo, severo y cotidiano. A partir de 1628 se establece en Sevilla donde pinta numerosísimas obras; entre ellas, las más famosas son sus grandes ciclos religiosos para los conventos. Habitualmente fue ayudado por un gran taller para atender la demanda de toda Andalucía e incluso América. En 1634 hizo un viaje a Madrid, invitado probablemente por Velázquez, para trabajar en las decoraciones del Palacio del Buen Retiro. De vuelta a Sevilla, enriquecido su estilo por todo lo que ha visto en Madrid, en especial las Colecciones Reales ....

Ir a FICHA DE AUTOR DE LA COLECCIÓN

Ver VOZ DE LA ENCICLOPEDIA

Santa Isabel de Portugal

Hacia 1635. Óleo sobre lienzo, 184 x 98 cm.

Santa Isabel, nacida princesa de Aragón en 1271, hija de Pedro III el Grande, y nieta, por tanto, de Jaime I el Conquistador, contrajo matrimonio en 1293 con el rey Dionisio de Portugal y se convirtió en reina de dicho país. Al igual que su tía abuela, santa Isabel de Hungría, con quien a veces se confunde su iconografía, llevó una vida profundamente cristiana, caritativa y sacrificada. Al morir su esposo en 1325 profesó como monja clarisa e ingresó en un convento de Coimbra, donde murió en 1336. En su vida se narra una anécdota milagrosa que da pie a la fórmula iconográfica con la que comunmente se la representa y que es la que aquí emplea Zurbarán. Su caridad para con los pobres la movía a entregarles gran parte de sus propios caudales, que, ante la prohibición de su despótico marido de dar limosna alguna, escondía en los pliegues de sus ropas. Un día el rey Dionisio la sorprendió en esas circunstancias, y quiso descubrir el dinero oculto, pero lo que encontró fue un manojo de rosas, a pesar de que el episodio aconteció en pleno invierno ....

Ir al MUSEO DEL PRADO

Apoteósis de Santo Tomás de Aquino

Óleo sobre Lienzo 486 x 385 cm. h. 1631

Procedencia Colegio de Santo Tomás de Aquino. Sevilla

Zurbarán pintó en 1631 esta obra destinada al Colegio de Santo Tomás de Aquino en Sevilla, probablemente la más ambiciosa de su producción. La composición, para la que como es habitual utiliza fuentes grabadas, repite el esquema arcaizante de la división en diferentes registros. En el inferior se sitúan, en torno a un bufete en el que está la bula fundacional, a la izquierda, el fundador del colegio Fray Diego Deza al frente de un grupo de frailes dominicos y a la derecha el Emperador Carlos V que encabeza otro grupo de figuras orantes. En el registro superior preside la escena Santo Tomás flanqueado por los cuatro Padres de la Iglesia. En un plano más elevado aparece el Espíritu Santo con Cristo y la Virgen a la izquierda y San Pablo y Santo Domingo a la derecha. Es ésta una de las obras más complejas de Zurbarán, con figuras de gran monumentalidad e intensa expresión naturalista y múltiples detalles en los que pone de manifiesto su extraordinaria maestría para la plasmación de las calidades de la materia.

(Museo de Bellas Artrs de Sevilla)

The Young Virgin

Date:ca. 1632–33 Oil on canvas Dimensions:46 x 37 in. (116.8 x 94 cm)

According to medieval legend, as a girl the Virgin Mary lived in the Temple in Jerusalem, where she devoted herself to praying and sewing vestments. This was a subject particularly popular in Italian and Spanish paintings of the seventeenth century, with the Virgin serving as a model to emulate. The delicate handling of the Virgin’s face and the attention to the still life elements are characteristic of Zurbarán’s early work.

---------------------------

La Virgen Niña

Hacia 1632-1633 Óleo sobre lienzo 116.8 x 94 cm.

Según una leyenda medieval, cuando la Virgen María era una niña vivía en el Templo de Jerusalen, y se dedicaba a rezar y coser vestidos. Esto fué una referencia particularmente popular para los pintores españoles e italianos del siglo XVII, que lo tomaron como modelo. El delicado tratamiento de la cara de la Virgen y la atención a la naturaleza muerta fueron característicos de los primeros trabajos de Zurbarán.

(Museo Metropolitano de Nueva York)