Cultura y paisaje

Mil y un lugares para visitar y disfrutar

Cultura y paisaje

Mil y un lugares para visitar y disfrutar

Morales, Luis de

Badajoz, Hacia 1510 - Alcántara?, 1586

Luis de Morales nació en 1510 o 1511. En una declaración de diciembre de 1584, el propio pintor decía “ser de edad de setenta y tres o quatro años”, una afirmación que confirma lo apuntado por Antonio Palomino en sus Vidas. El pintor murió seguramente en 1586, y debió de hacerlo en Alcántara, el lugar donde se había establecido en los últimos años de su vida. Según el testimonio de su hija Isabel, fue enterrado en Badajoz, en la capilla mayor de la iglesia del Hospital de la Antigua Piedad, donde también reposarían los restos de su esposa, Leonor de Chaves. Se podría deducir que Morales viajó antes de morir a la ciudad en la que había vivido la mayor parte de su vida, pero resulta improbable, habida cuenta de que en Alcántara residía con lo que quedaba de su familia, a excepción de su hija sor Mariana de Jesús....

Ir a VOZ DE LA ENCICLOPEDIA

San Esteban 

Hacia 1575. Óleo sobre tabla, 67 x 50 cm.

Copia del original que se conserva en el Museo de Bellas Artes de Asturias. A propósito de esta versión de Oviedo, en el reciente catálogo de la Exposicion "El divino Morales", se manifiesta: La representación más frecuente de san Esteban es la que muestra el episodio de su lapidación después de que el sanedrín de Jerusalén le condenara por blasfemo. Según se recoge en los Hechos de los Apóstoles, mientras le apedreaban, Esteban hacía esta invocación: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Después dobló las rodillas y dijo con fuerte voz: Señor, no les tengas en cuenta este pecado (Hch 7, 59 y 60). Con la muerte del joven diácono se inició la persecución de los cristianos en Jerusalén y Palestina,… 

Ir al MUSEO DEL PRADO

La Anunciación

Hacia 1565. Óleo sobre tabla, 109 x 83 cm.

La pintura representa en una única secuencia la salutación del arcángel Gabriel a María, así como el anuncio a esta de su designación como madre del hijo de Dios y la aceptación misma del designio divino (Lc 1, 26-38). San Gabriel aparece a la izquierda del espectador, arrodillado ante la Virgen y cubierto con una túnica blanca construida con un rico juego de pliegues de sólido dibujo donde se suceden limpias sombras azuladas. Las alas explayadas, de color dorado, destacan entre la vestimenta y el claro celaje del fondo....

Ir al MUSEO DEL PRADO

La Virgen de la leche

Hacia 1565. Óleo sobre tabla, 84 x 64 cm.

Es esta una de las pinturas más características y reconocidas de Morales, tanto por su cuidada técnica, el formato doméstico y la temática en apariencia tierna y entrañable, como por ser desde su ingreso en el Prado una de las obras del pintor que se exponen de manera continuada. Fue en 1916 cuando se incorporó al Museo tras la aceptación por el Real Patronato del extraordinario legado artístico de uno de sus vocales más activos y generosos, el financiero y coleccionista barcelonés Pablo Bosch y Barrau (1862-1915)....

Ir al MUSEO DEL PRADO

Ver VOZ EN LA ENCICLOPEDIA

 

La Purificación de la Virgen o La Presentación en el Templo

Hacia 1562. Óleo sobre tabla, 146,5 x 116 cm.

Morales combina en este cuadro elementos alusivos a dos momentos, -la Presentación de Jesús en el Templo y la Purificación de la Virgen-, aunque pudiera parecer en un principio que bascula hacia la Purificación, pues solo el grupo formado por la Sagrada Familia y el sacerdote Simeón, además de los dos pichones que porta la mujer en primer plano, proceden del texto evangélico que narra la Presentación de Jesús en el Templo (Lc 2, 22-39). Pero esta imprecisión no es achacable solo al pintor extremeño, pues era habitual en escenas de este tipo en el momento de realizarse el cuadro....

Ir al MUSEO DEL PRADO

San Juan de Ribera

Hacia 1566. Óleo, Témpera sobre tabla, 40 x 28 cm.

Se ignora cómo y cuándo llegaron esta pintura y el San Juan Bautista (P950) a ser propiedad de Luisa Enríquez, pero la procedencia común nunca ha sido vista como un indicio para vincularlas a un mismo conjunto artístico. Sin embargo, el estudio técnico realizado recientemente relaciona ambas tablas de forma directa e inequívoca -en la madera de roble empleada (procedente del mismo árbol), en la medida del ancho sin los añadidos laterales (33 cm) y en el tipo de construcción del soporte-, lo que llevaría a pensar que pudieran estar emparejadas de alguna forma, y que quizá constituyeran distintas piezas de un mismo conjunto....

Ir al MUSEO DEL PRADO

Ir al Inicio de "Con sellos -> Al Museo"